Este artículo pertenece a la sección "Comportamiento Digital", con la que colaboro en el programa de PostApocalipsys Nau de Radio Vallekas. Puedes consultar nuestra sección en El Salto Diario, Ivoox o descargar el podcast entero aquí:

“No sé cómo sería la pareja que yo elija, pero me da miedo pensar que Tinder o las demás aplicaciones de citas sí sabría cómo sería esa pareja”. Enrique.

Esto me comentó ayer un amigo en un bar, que eran los lugares que durante unas cuantas décadas se han utilizado para encontrar pareja. Y digo durante un par de décadas, porque antes esos espacios solían ser las fiestas de los pueblos o las misas de los domingos.

Y antes de eso, cuando la mayoría de las parejas no eran elegidas y las mujeres eran vendidas como piezas de intercambio en el mercado amoroso existía una figura específica que te permitía emparejarte con alguien: la Celestina o Alcahueta.

Quienes hayáis leído el libro de la Celestina, que era de obligada lectura en la educación secundaria recordaréis que lo curioso de la figura es la gran cantidad de poder que llegaba a alcanzar este personaje gracias a la información – secretos que obtenía-.

Y de eso vuelven a vivir las aplicaciones de citas.

Agencias de Matrimonio

En los años 80 en las ciudades se constató un fenómeno en alza: gente que quería tener pareja y no tenía tiempo ni redes para encontrarla. En una sociedad capitalista donde el objetivo único parecía ser el trabajo, apenas quedaba tiempo para el amor. Y surgieron unas empresas, generalmente pequeñas, que permitían que las personas solteras que querían encontrar pareja las encontraran.

Tenían bases de datos y la Celestina de los años 80 cruzaba los intereses y le daba al usuario perfiles que según sus intuiciones podrían funcionar.

Y no funcionaba, en primer lugar poca gente acababa cumpliendo sus objetivos de encontrar pareja, y en segundo este tipo de empresas jamás llegaron a ser demasiado rentables.

Hasta que llegaron las aplicaciones de citas.

Y cambiaron totalmente el panorama.

Hace solo 20 años (principios de los 2000) estaba muy mal visto que alguien “ligara” por internet de modo general, pero cuando los smartphones llegaron a nuestra vida internet se normalizó entre muchos sectores de la población y con ella muchos de los comportamientos de la calle entraron a formar parte de nuestra vida digital.
Y en este aspecto, las aplicaciones de citas sí enfocaron bien su negocio aprendiendo del fracaso de las agencias de matrimonio:

  • Daban la falsa sensación de elegir al usuario.
  • Su negocio no está basado en lo que pagan los usuarios por utilizarla, sino de vender su datos.
    Vamos a explicarlo con un par de casos:

¿Qué datos guardan los perfiles de citas sobre ti?

En 2017, la periodista Judith Duportail le pidió a Tinder todos los datos que habían recogido sobre ella en los 4 años que había utilizado la aplicación. Le enviaron un informe de 800 páginas, que incluía la información sobre cada vez que abrió la aplicación, todos sus “matches” y mensajes, la fecha, hora y lugar desde donde envió los mensajes. La información que tenían de su perfil de Facebook, amigos etc.

A la periodista le avergonzó el reflejo miope que daban los datos sobre su persona: las veces que estaba hablando con 17 personas a la vez… para hacer “ghosting” a 16, las veces que hizo “copy-paste” a la misma broma para tres personas distintas. ¿Qué imagen tendría alguien que leyera esos datos de ella?.

Como veis estaba dando información de sus patrones de comportamiento, o información secundaria implícitamente revelada. Si recordáis el programa anterior de Patrones Oscuros las corporaciones te engañan para que des más información de la que inicialmente querías compartir.

Pero estos datos desagregados por sí mismos no es como suelen utilizarse (exceptuando los casos de sextorsión y public shaming).

Porque como comentábamos antes, si bien anteriormente los mediadores cobraban directamente de los usuarios, y de la privacidad dependía su negocio, en el siglo XXI el negocio está en la venta de los datos privados de los usuarios de las aplicaciones de citas.

Vamos a ver un ejemplo de como funciona ese mercado.

Las aplicaciones de citas trafican con tus datos

Subasta de tus datos íntimos.

¿Cuanto crees que valdría un hombre blanco hetero de ingresos altos? ¿Y una mujer divorciada con dos hijos? ¿ y cuando una persona trans que vive en Cuenca?

En este proyecto podréis echar un vistazo al precio estimado de perfiles que se subastan:

Conocemos el precio de estos datos gracias a una de las activistas de Tactical Tech, Joana Moll.

Joana Moll, esta artivista digital que recomiendo encarecidamente, compró un millón de perfiles de aplicaciones de citas por solo 136 euros, a una empresa llamada USDate.

El paquete con los datos de estos perfiles incluían imágenes (5 millones de ellas), nombres de usuario, correos, nacionalidad, género, edad y información detallada sobre las personas que habían creado los perfiles. Información como orientación sexual, intereses, profesión, características personales y rasgos de personalidad.

El mercadeo de datos de las aplicaciones de ligar

Con este acto, la activista pretendía evidenciar la vasta red de compañías que están capitalizando esta información sin el consentimiento de los usuarios. Y para ello realizó una investigación buscando las fuentes originales que habían recopilado los datos en primer lugar y las prácticas que habían utilizado.

Si te preguntas si las aplicaciones de citas están traficando con tu información íntima la respuesta es un rotundo sí.

Probablemente hayáis pensado en vuestros propios datos y privacidad.

• ¿Esa foto íntima que le enviaste a tu último ligue? La tienen.
• ¿Esa broma que hiciste pensando que lo hacías en un espacio seguro.? La tienen.
• ¿Esa descripción de ti mismo/a que ahora mismo te daría vergüenza ajena? La tienen.

Y las tiene gente que no sabes quien es, ni para qué las quieren.

Maneras de adquirir los perfiles

1.- Citas de marca blanca

Las empresas de marca blanca se consideran “legítimas” y se utilizan con frecuencia para rellenar previamente nuevos sitios de citas. El nuevo propietario de una empresa de citas en línea puede acceder a una gran base de datos pre-construida y constantemente actualizada que contiene cientos de miles de perfiles de citas. A medida que nuevas personas se registran en el nuevo sitio de citas en línea, sus perfiles se agregan a la base de datos y son reutilizados por otros sitios de citas. Algunos de estos servicios también ofrecen paquetes completos de negocios de citas que incluyen no solo perfiles, sino también el diseño, la construcción y el mantenimiento de un servicio completo de citas en línea (sitio web / aplicación).

2.- Black Hat Dating

Son las prácticas donde los agentes de datos que recopilan y / o compran perfiles de citas y los venden directamente a otras compañías o individuos. Esta categoría se considera menos legítima e incluye a las empresas que han estado implicadas en estafas, o posiblemente en la adquisición y venta ilegal de datos.

¿Y qué pasa cuando estos datos no solo se trafican entre empresa sino que se quedan expuestos al gran público?

Las aplicaciones para ligar en internet no son seguras

Filtración de datos:

1.- Ashley Madison

Esta página, que en España fue célebre porque hicieron una campaña donde ponían grandes carteles con imágenes del Rey Juan Carlos y la Reina Sofía como ejemplo de infidelidad. (Touché!). Es una página de citas que se basaba en poner en contacto a personas casadas que querían ser infieles. No rollo poliamor con consentimiento mutuo y respeto, sino unos cuernos de toda la vida. Y por tanto, la parte de privacidad era importante.

Pero hubo una brecha importante de información, donde un grupo atacó este página para realizar extorsión y avergonzar públicamente a los infieles.

Cuando el juicio moral nos impidió ver la vulneración de derechos.

Durante meses, los medios sacaron artículos sobre los datos filtrados Ashley Madison. Uno de los que más me llamó la atención eran las contraseñas que estaban utilizando, porque daban un poco de luz a cómo se sentían los usuarios cuando se registraban en la aplicación.

  • Ishouldnotbedoingthis (creo que no debería estar haciendo esto)
  • ithinkilovemywife (Creo que amo a mi esposa)
  • thisiswrong (Esto está mal)
  • whatthehellamidoing (Qué demonios estoy haciendo)
  • whyareyoudoingthis (Porqué estás haciendo esto)
  • cheatersneverprosper (Los mentirosos nunca prosperan)
  • donteventhinkaboutit (No pienses siquiera en ello)
  • isthisreallyhappening (Esto está pasando de verdad)
  • likeimreallygoingtocheat (parece que voy a engañar)
  • justcheckingitout (solo voy a probar)
  • justtryingthisout (Solo probando)
  • goodguydoingthewrongthing (chico bueno haciendo cosas malas)

Pero no sabemos cómo se sintieron cuando vieron que esa supuesta privacidad no existía.

“Nada es privado, no online. No ahora, nunca más lo será.””

Charles Orlando, usuario de Ashley Madison

Hubo casos muy sonados, de activistas ultraconservadores profamilia estadounidenses. Pero las consecuencias a día de hoy son desconocidas. Se conocen dos casos de suicidio directamente relacionados con la filtración, y en el caso de usuarios de otras culturas la cosa se pone aún más fea. Porque el adulterio en muchos países es simplemente una cuestión moral, pero en países como Arabia Saudí (Adalides de los Derechos Humanos) se castiga con la pena de muerte. Y había una sección entera de usuarios de este país identificados por el dominio.

La compañía responsable de Ashley Madison, Avid Life Media (renombrada como Corporacion Rubí, que parece sacado de un comic) llegó a un acuerdo por los juicios derivados de esta filtración. En Julio 2017, aceptó a pagar por media docena de casos $11.2 millones de dólares.

Esta cantidad es irrisoria, si tenemos en cuenta que la mayoría de los posibles demandantes decidieron no hacerlo que el juez dictaminó que en este caso no tendrían derecho a la intimidad. Lo que les colocaría en un proceso de victimización secundaria.

2.- Coffee meets Bagel.

Otra filtración famosa fue la de la aplicación de citas “Coffee meets Bagel”. Es una aplicación a la llamaría inter-racial, pero me parece claramente racista al poner la raza en el centro. En ella la idea es que hombre negros salen con mujeres blancas.

Dedos

Cruce de perfiles

Otro problema grave derivado de esto es el cruce de perfiles. Cuando comienzas a ver el perfil de tu “crush” en tu perfil personal de Facebook o en tu red social profesional (Ej. Linkedin).

Sin ir más lejos, en mi sector profesional de psicoterapeutas marcar la privacidad y la distancia profesional con los pacientes ha sido siempre una parte importante de la práctica profesional. Pero muchos profesionales se preguntan si deben entrar en una aplicación de citas con el riesgo de encontrar a sus pacientes (y familiares de sus pacientes) y las implicaciones terapéuticas que puede tener.

Para muchos de nosotros, la privacidad incluye no solo “lo que quieres compartir” sino “con quien” y en “qué contexto”.

Resumen

Cuando liguemos por Internet tenemos que tener claro que el propio Internet es el medio, no tendría porqué haber un mediador interviniendo. Y mucho menos grandes corporaciones que están traficando con tu privacidad.

Y para terminar me quedo con una cita de David Foster Wallace:

Están dos peces nadando uno junto al otro cuando se topan con un pez más viejo nadando en sentido contrario, quien los saluda y dice, “Buen día muchachos ¿Cómo está el agua?” Los dos peces siguen nadando hasta que después de un tiempo uno voltea hacia el otro y pregunta “¿Qué demonios es el agua?”.

En nuestras maneras de comportarnos en lo digital nos pasa lo mismo, solo los peces viejos que han visto la etapa de inflexión de pasar a ligar siempre en lo presencial a lo digital son conscientes del cambio en la manera de relacionarse. Los peces jóvenes ni siquiera serán conscientes de como el entorno moldea sus comportamiento. Sed peces listos y tened en cuenta el agua.

Recomendación cultural:

“Tienes un email”. Una película de género romántico muy mala, de esas que solo verías cuando tienes la gripe y un helado en la mano, donde se pensaba ingenuamente en Internet como una manera de ligar sin pensar en grandes corporaciones celestineando.

Referencias

  • Allan, P. (n.d.). How to stop seeing awkward tinder dates on linkedin. Retrieved March 11, 2019, from https://lifehacker.com/how-to-stop-seeing-awkward-tinder-dates-on-linkedin-1823957981
  • Are dating apps messing with our heads? (n.d.). Retrieved March 11, 2019, from https://www.bbc.com/news/av/stories-46836938/dating-apps-what-are-they-doing-to-our-mental-health
  • Ashley Madison data breach. (2019). In Wikipedia. Retrieved from https://en.wikipedia.org/w/index.php?title=Ashley_Madison_data_breach&oldid=879761160
  • Duportail, J. (2017). Le pedí a Tinder los datos que guarda de mí y me mandó 800 páginas de oscuros secretos. Retrieved March 11, 2019, from https://www.eldiario.es/theguardian/Tinder-mandase-paginas-oscuros-secretos_0_691531162.html
  • Duportail, J. (2017, September 26). I asked Tinder for my data. It sent me 800 pages of my deepest, darkest secrets. The Guardian. Retrieved from https://www.theguardian.com/technology/2017/sep/26/tinder-personal-data-dating-app-messages-hacked-sold
  • Feinberg, A. (n.d.). Family values activist josh duggar had a paid ashley madison account. Retrieved March 11, 2019, from http://gawker.com/family-values-activist-josh-duggar-had-a-paid-ashley-ma-1725132091
  • Orlando, C. (2015). I was hacked on ashley madison — but it’s you who should be ashamed. Retrieved March 11, 2019, from https://www.yahoo.com/lifestyle/i-was-hacked-on-ashley-madison-but-its-you-who-124846903673.html
  • Kan, B. M., February 14, 2019 3:59PM EST, & February 14, 2019. (n.d.). “Coffee meets bagel” dating site hit by data breach. Retrieved March 11, 2019, from https://www.pcmag.com/news/366560/coffee-meets-bagel-dating-site-hit-by-data-breach
  • Matsakis, L. (2019, February 14). How you can (Safely) use dating apps. Wired. Retrieved from https://www.wired.com/story/know-it-alls-safe-dating-apps/
  • Merlan, A. (n.d.). Unhappy adulterers can’t have anonymity in lawsuit over ashley madison hacks, judge rules. Retrieved March 11, 2019, from https://jezebel.com/unhappy-adulterers-cant-have-anonymity-in-lawsuit-over-1772245584
  • The dating brokers. (n.d.). Retrieved March 11, 2019, from https://datadating.tacticaltech.org/auction